Mitología romana

Los dominios de la Antigua Roma se extendieron por casi todo lo que hoy es el territorio europeo, alcanzando parte del Cercano Oriente e importantes regiones de África. Desde su nacimiento, pasando por su expansión, época de apogeo y su posterior decadencia, Roma conforma una parte esencial de la historia universal y dentro de ella el conjunto de creencias religiosas que dieron origen a la mitología romana, son objeto de apasionantes estudios. Un conjunto de creencias y un panteón de dioses que nace a partir de una variedad de influencias pon de manifiesto cómo se forjó la conciencia y el accionar de este pueblo.

Mitología romana

Orígenes de la mitología romana

En su período de esplendor y de conquistas, el Imperio Romano, se destacó por preservar – hasta cierto punto – las costumbres y creencias religiosas de los pueblos conquistados. Este no es un dato menor dentro de los diferentes períodos de conquistas que ha vivido la humanidad. Este comportamiento, por un lado, estaba vinculado a la adopción de una fórmula que evitara el levantamiento de los pueblos que habían sido invadidos por el poderos ejército romano. El otro punto, y el que nos interesa, tienen que ver con que la propia mitología romana, nació de amalgamar diferentes vertientes de creencias religiosas.

Existe una mitología romana alimentada por los mitos y los cultos y rituales autóctonos. Era una mitología antigua y ritualista que provino de los pueblos primitivos que habitaban la península itálica.

Luego, el conjunto de creencias religiosas y de culto del pueblo romano fue fuertemente influenciado por la mitología griega. Este proceso se desarrolló en forma tardía, pero imponente. La mitología romana tomará prestado de las creencias griegas una multitud de dioses. Si observamos con detenimiento la mitología romana, veremos que a cada dios de la Antigua Roma se correspondía uno de características casi idénticas dentro de la mitología griega.

Características de la mitología romana

La variedad de fuentes de las cuales se nutrió para conformarse la mitología romana le otorgó a ésta características muy particulares. Esta adición de dioses y creencias, en algunos casos hasta contradictorias, van a marcar su desarrollo posterior.

En los orígenes y partir de los pueblos primitivos, la mitología romana no contaba con relatos de tipo secuenciales sobre el origen de los dioses, y el porqué de cada creencia. Esto los diferenciaba profundamente de la mitología griega, con sus relatos de la Titanomaquia, por citar un ejemplo.

La mitología romana

Los relatos épicos que vincularán a sus dioses con historias bien estructuradas van a aparecer sobre el final del período republicano, cuando Roma comienza a incorporar los modelos religiosos provenientes de la Antigua Grecia.

Una de las características fundamentales de la mitología romana, hasta la adopción de los modelos griegos, es que los dioses eran útiles y los pueblos esperaban de ellos acción y mucha eficacia. Habías dioses para el transporte, para las actividades agrícolas, para la protección de los rebaños. Cada una de las deidades romanas debía cumplir un rol específico que se entrelazaba con las actividades humanas.

Es, tal vez, por esta razón que la mitología romana carecía, en sus orígenes, de relatos de características secuenciales.

El nacimiento de Roma en la mitología

Resulta más que interesante saber que la religión original de los pueblos que dieron origen a Roma se fue modificando a partir de la incorporación de las creencias de otros pueblos con los que se mantenía relaciones o enfrentamientos.

La ausencia de relatos dejó en manos de escritores y poetas de épocas posteriores la recuperación de las tradiciones mitológicas, rituales y cultos de la Antigua Roma. Fueron hombres como Ovidio o Marcos Terencio Varrón, los que se dieron la tarea de evitar que los viejos rituales cayeran en el olvido. Fue al llevar adelante esta tarea de recuperación, que los estudiosos le imprimieron a la mitología romana el modelo helenístico que comenzó a dominar el conjunto de creencias de este pueblo.

Para que veamos un claro ejemplo de ello, el nacimiento de Roma y el relato de Rómulo y Remo, criados por una loba, tuvo sus orígenes en creencias locales. Pero, con posterioridad, y con la incorporación de la mitología griega, nacieron relatos épicos que vinculaban el nacimiento de Rómulo y Remo con antepasados en los viejos héroes de las grandes batallas griegas, relatadas por Homero en “La Ilíada” y “La Odisea”.

Mitología romana Qué es, características, información, dioses, nacimiento

El panteón de dioses romanos

Liderados por Júpiter – el dios de dioses y con atribuciones casi idénticas a Zeus -, el litado de dioses romanos se ampliaba de manera permanente.

A medida que el Estado Romano conquistaba territorios y se ampliaba, los conquistadores iban incorporando a las deidades locales, a tal punto que los romanos brindaban a los pueblos conquistados el beneficio de honrar a sus dioses con los mismos honores que a los propios, nacidos de sus antiguos cultos.

En sucesivos artículos iremos abordando cada uno de los aspectos particulares de la riquísima mitología romana, que ha trascendido hasta nuestros días con una fuerza sin igual.

Listado de nombres de dioses y personajes

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad