Aracne

El término arácnido nos remonta a un vocablo griego que significa araña. Pocos conocen que esto se debe al mito de Aracne, un personaje de la mitología griega y que, también, está presente en la mitología romana. La historia de Aracne hace referencia a los castigos que pueden devenir de una personalidad orgullosa, carente de humildad. Los griegos nos describen a través de este mito poco difundido, las consecuencias de la altanería en las personas. No era una diosa, ni una ninfa, era una mortal con una gran capacidad creativa como tejedora. Vamos a conocer un poco más sobre este personaje mitológico.

Aracne

¿Quién era Aracne?

Es importante señalar en primer término, que el relato sobre Aracne aparece en forma tardía, tanto en la mitología griega como en la romana. Esto se deduce a que no existen referencias pictóricas sobre ella y su conocimiento nace a partir de los relatos de Ovidio y, posteriormente, de Virgilio.

Era hija de un tintorero, cuya principal labor era teñir lanas con púrpura de Tiro. Del oficio de su padre, había adquirido una gran habilidad para el tejido y el bordado. Su taller, en Lidia, era famoso y visitado por numerosas personas que querían apreciar su arte.

Las alabanzas de las cuales eran objeto tanto ella como su arte, terminaron por convertirla en una persona muy engreída, convencida que su forma de tejer y de bordar era inigualable y por ello superior a Atenea, diosa de la guerra y de las artesanías. Estos actos de poca humildad por parte de Aracne, llegaron a oídos de la diosa que, a pesar de haberse enfadado con la joven, quiso darle una oportunidad de redimirse.

Aracne se enfrenta a Atenea

La diosa se presentó ante la joven tejedora con el aspecto de una anciana y le pidió que abandonara sus actos de vanidad y no ofendiera a los dioses. Esto motivó las burlas por parte de Aracne quien reafirmó su superioridad como tejedora por encima de Atenea y propuso un desafío. la diosa recuperó su forma habitual y aceptó el reto.

Los relatos señalan que Atenea tejió una escena de su victoria sobre Poseidón, mientras que Aracne representó 22 episodios de infidelidades de los dioses. Atenea reconoció que la técnica de tejido de la mortal era perfecta, pero se encolerizó por los motivos elegidos para la competencia y con su lanza destruyó el tapiz y el telar de Aracne.

Comprendió que había ofendido de manera irreversible a los dioses y huyo del lugar, presa de una gran vergüenza, para luego ahorcarse. Atenea se apiadó de la joven, evitando que muriera y transformándola en una araña.

Las influencias del mito de Aracne

Los relatos que dan vida al mito de Aracne fueron inmortalizados por el poeta romano Ovidio, quien en su obra “Las metamorfosis”, aborda los relatos mitológicos del mundo griego, entre ellos el de Aracne, adaptándolos al mundo latino.

El famoso pintor renacentista, Diego Velázquez, retrató en su obra conocida como Las Hilanderas, el famoso desafío de Aracne a Atenea, tomando como fuente de inspiración los relatos de Ovidio. En la obra se exhibe en un primer plano a la diosa y la tejedora en plena labor, tejiendo sus tapices. Y en un segundo plano, el momento en que Atenea castiga a Aracne.

Otras versiones del mito

El hecho que este relato de la mitología griega sea conocido por los escritos de un poeta romano, y el arribo tardío de Aracne al universo mitológico griego, han hecho que se puedan encontrar otras interpretaciones del mito.

Una de ellas señala que la joven tejedora, gracias a sus habilidades se había convertido en discípula de Atenea en el aprendizaje de las artes textiles. Junto a ella, su hermano Falange, aprendía las artes de la guerra.

Todo se desarrollaba en perfecta armonía, bajo la influencia de la diosa de la guerra y las artesanías, hasta que un día, Atenea, descubrió que existía entre Falange y Aracne una relación amorosa, de tipo incestuosa. Como castigo, la diosa convirtió a los hermanos amantes en animales.

Esta versión del relato conoce sus detractores que sostienen que, por aquellos tiempos, las relaciones incestuosas no constituían un hecho moral condenable, sobre todo en aquellas que tenían a seres mitológicos como protagonistas.

Aracne, un personaje mitológico que concentra en su propia existencia el arte de tejer y la acción cotidiana de la araña, donde el tejido de su tela inspiro a muchas formas de elaboraciones textiles.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad