El mito de la caverna

Platón fue uno de los filósofos griegos más influyentes de la historia y muchas de sus reflexiones y pensamientos se han mantenido fuertes y válidas incluso miles de años después de su muerte, con mucho material para analizar.

Una de sus posturas más interesantes es el mito de la caverna, analogía que a día de hoy deja ciertas incertidumbres y que ofrece una reflexión profunda. Este mito es revelado en el libro VII de la República, siendo el texto con el que comienza el mismo y que se trata de una explicación alegórica de una situación entre el hombre y el conocimiento, según la teoría del conocimiento explicada al finalizar el libro VI, ilustrando la alegoría de la línea.

El mito de la caverna, Platon, resumen, explicacion, que es

Mediante el uso de imágenes con una gran fuerza descriptiva, se puede ver la pluralidad del pensamiento de Platón: la teoría de las ideas, la visión de la naturaleza humana y el proceso con el cual obtenemos conocimiento, entre otros aspectos.

Resumen y explicación del mito de la caverna

En el mito de la caverna, Platón relata que existen unos hombres que desde que nacieron se encuentran atados del cuello y de las piernas, dentro de una cueva oscura. No sólo son prisioneros debajo de la tierra y su propia sombra, sino que además tienen un campo de visión limitado, ya que debido a sus ataduras deben mirar siempre hacia adelante. Hay una luz que ilumina su antro, emanando un fuego encendido por detrás de ellos, a una distancia considerable y elevada.

Platón nos pide que imaginemos un camino elevado entre los prisionero y el fuego, camino en el que hay un muro. En la otra parte del camino, el elevado, pasan unos hombres que llevan toda clase de figuras y objetos, más grandes que ellos, algunos de ellos con forma animal y otros con forma humana. Estos hombres a veces hablan y otras no. Por su parte, los prisioneros no han podido ver más que esas sombras proyectadas por el fuego elevado en la caverna – como si se tratase de una pantalla de cine en la que transitan sombras – y faltos de una distinta educación, creen que esas sombras que ven son objetos reales, pertenecientes a su propia realidad.

Glaucón, el interlocutor de Sócrates, asegura con total convencimiento que los encadenados consideran a las sombras de los objetos como reales ya que no tienen otra opción. Cada una de las cosas falsas que son proyectadas en la pared para ellos son verdaderas debido a su ofuscación mental y por la obnubilación de los sentidos. Tras eso, Sócrates se cuestiona qué sucedería si uno de los prisioneros fuese liberado y saliese al mundo exterior. En esa situación, tendría enormes problemas para acostumbrarse a la brillante luz del sol; por lo que para no quedar cegado debería buscar sombras y cosas reflejadas en el agua; y gradualmente se iría acostumbrando a mirar los objetos, para terminar de descubrir toda la belleza del planeta y el universo. Atónito por tanta información, sería capaz se contemplar las cosas con mayor nitidez, en el esplendor máximo de sus figuras y con la riqueza policroma al completo.

Platón, mito de la caverna

Lo que plantea después de esto el mito es que, si el prisionero liberado volviera a la obscura cueva en la que se encontraba en cautiverio, ¿le creerían?

La realidad es que no, se reirían de él, afirmando que ascender lo perturbó. De hecho, Sócrates no sugiere sino que afirma que si él intentase desatar a los otros prisioneros y hacerlos subir hacia el exterior de la caverna, los otros prisioneros lo matarían en caso de tener la oportunidad ya que se encuentran cómodos en el engaño en el que viven y violentos por ver cómo su realidad se encuentra amenazada.

Es un mito muy popular y que propone una reflexión sobre si la vida que llevamos es real o si se trata de una fantasía generada por otros seres que toman decisiones sobre nosotros. Cuestiona el libre albedrío, la percepción de la realidad, el conocimiento humano y muchos otros temas en una simple descripción.

El mito de la caverna

El mito de la caverna en el cine

La película El show de Truman tiene muchas similitudes con este mito, ya que plantea cómo Truman, el protagonista de la película, reacciona al ver que su vida es en realidad un show de televisión, siendo todo lo que le sucede nada más que un simple guión. Una realidad que le cuesta asumir porque derrumba aquello con lo que vivió, desde la desaparición de su padre hasta las relaciones amorosas, todo estuvo guionado por otros. Al personaje le cuesta descubrir que nunca tuvo control de su vida y como siempre estuvo conforme con vivir tranquilo, sin muchas aspiraciones, vivía sin problemas en su engaño.

El mito de la caverna es sin lugar a dudas una excelente manera de cuestionar cómo reaccionamos los humanos ante los “ataques” hacia nuestra realidad, un modo diferente de intentar explicar lo doloroso que puede ser el procedimiento de adquirir conocimiento, en base al prueba y error o alejarse de la zona de confort de uno.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad