Neftis

Las tradiciones mitológicas del Antiguo Egipto, nos ofrecen relatos maravillosos, pero junto a ellos, se destacan las personalidades de cada una de las deidades que integran el firmamento de estas leyendas. Neftis, “La Señora de la Casa”, ocupa un lugar conmovedor en los relatos de la mitología egipcia. Forma parte esencial de lo que se conoce como el Mito de Osiris, la piedra basal de todas las creencias egipcias. Neftis, aunque no es la diosa que genera los mayores recuerdos, tendrá un papel destacado en tradiciones que se mantuvieron por miles de años.

Neftis

El origen de Neftis

Neftis era hija de Geb y de Nut, los dioses que conforman el principio de todo en la mitología egipcia. Geb representaba el comienzo, la fertilidad y a la tierra. Nut, era la diosa madre de todos los dioses.

Isis y Osiris eran hermanos gemelos de Neftis, quien, finalmente terminaría desposándose con otro de sus hermanos: Seth. La unión entre hermanos en la mitología egipcia significó un importante modelo que las distintas dinastías tomaron para sí, con el fin de asegurar la continuidad de la familia reinante.

Neftis era la representación de lo oscuro, lo misterioso, la muerte y de la noche. Por lo tanto, era el opuesto a Isis. Pero esto no debe ser tomado como antítesis, sino como complemento. Sus roles se correspondían unos a otros. Neftis e Isis actuaban en común.

Neftis nunca concibió un hijo de su unión con Seth, por ello se la conoció como “la mujer que no tiene vagina”. Ellos dos representaban el caos, la destrucción y lo insensato del mundo. Mientras que el matrimonio de Osiris con Isis constituía la representación del orden y la armonía.

La esposa de Seth se valió del profundo amor de Isis por su esposo para mantener relaciones con éste, adoptando la forma de su hermana. Ni Osiris ni su esposa tuvieron conocimiento de estas infidelidades y de esa unión nació un hijo ilegítimo: Anubis.

A Netfis se la representaba con dos cuernos y entre ellos un disco que hacía referencia a que esta diosa era parte del culto solar. En los grabados de la época podía vérsela ubicada a la cabecera de los difuntos.

Neftis en el Mito de Osiris

Según los relatos hallados en vasijas y escrituras en las pirámides, el enfrentamiento entre Osiris y Seth era cada vez más profundo y tuvo un desenlace fatal cuando Seth asesinó a su hermano y esparció su cuerpo desmembrado por distintos lugares para que nunca fuera hallado.

Netfis se unió a su hermana Isis para buscar el cuerpo de Osiris. Ambas lograron recuperar cada parte que Seth había esparcido por distintos lugares. Una vez recuperado el cuerpo del dios asesinado, las 2 diosas llevaron adelante un rito que permitiera traer a Osiris nuevamente a la vida para que Isis pudiera concebir un hijo de éste, que pudiera enfrentar Seth. Así fue concebido Horus.

Ambas hermanas embalsamaron el cuerpo de Osiris y lo ayudaron en el tránsito al más allá. Se cree que de allí surgió la tradición de embalsamar o momificar a los muertos como forma de evitar el deterioro corporal. Las vendas que se utilizaban en el proceso de momificación eran conocidas como el “mechón de Neftis”.

La importancia de Netfis en las creencias egipcias

De acuerdo con los relatos mitológicos del Antiguo Egipto, Isis y Netfis actuaban en conjunto para ayudar a los difuntos en el tránsito a la nueva vida. Juntas entonaban cánticos sagrados que ayudaban a los muertos a encontrar su camino a la Duat. Para los egipcios, la Duat era el inframundo, donde quienes llegaban allí, después de haber muerto debían someterse al Juicio de Osiris. Para ello debían deambular durante todo un período entre seres malignos y peligros como está descripto en el Libro de los Muertos, luego de lo cual debían trasponer una serie de puertas que representaban distintas etapas de su viaje.

Dióspolis Parva era el nombre helenizado del nomo VII – una de las divisiones políticas del Antiguo Egipto – que alcanzó su apogeo 1.000 años a. C. y que, según las investigaciones, tanto egipcias como griegas, constituía una ciudad con un enorme patrimonio cultural. En esta ciudad, Netfis era una de las diosas más veneradas y en los restos arqueológicos hallados en el Alto Egipto, donde se ubicaba la ciudad, son numerosas las referencias a esta diosa.

Netfis era parte de la Enéada de Heliópolis, una constelación de 9 dioses egipcios que representan la totalidad de la visión cosmogónica de la época. Cada uno de ellos representaba una parte fundamental de las tradiciones, de los principios morales y de los opuestos.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad