Cíclope

El cíclope es un ser de tamaño gigantesco y aspecto humano, cuya característica más destacada era la de poseer un solo ojo en el centro de la frente. La mitología griega nos remite a la existencia de 2 generaciones de cíclopes. Pero la mayor trascendencia de estos personajes míticos, fue a través de la obra épica de Homero, La Odisea, que relata las desventuras del retorno de Ulises a Ítaca, luego de la guerra de Troya. Los cíclopes han trascendido los relatos de los antiguos griegos, para convertirse en parte de la literatura universal.

Cíclope

El cíclope, la primera generación

La mitología griega hace referencia la existencia de 2 generaciones de cíclopes. La primera de ellas estaba integrada por los hijos de Urano y Gea. Estos eran Brontes, Estéropes y Arges. Los hijos de Urano y Gea se destacaban por ser excelentes artesanos y constructores, eran considerados grandes maestros de la metalurgia. Poseían una gran fuerza física y eran de un carácter irascible y cambiante, por eso eran temidos. Existían otros cuatro cíclopes, llamados Euríalo, Elatreo, Traquio y Halimedes y que se presume eran hijos de los tres anteriores.

La enorme fuerza de los cíclopes infundió temor en Urano que pensó que, mediante ella, sería destronado por sus hijos, por lo que mando a encerrarlos en el Tártaro. Fue Crono, otro de los hijos de Urano y Gea, quien se encargó de liberarlos junto a los Gigantes para que le ayudaran a derrocar a su padre.

Derrocado del poder Urano, Crono volvió a encerrar a sus hermanos en el Tártaro, hasta que fueron liberados por el dios Zeus, para que colaboraran en derrocar a Crono y al reinado de los titanes. Los cíclopes forjaron el rayo que era el arma predilecta de Zeus. Cada uno de ellos le puso al rayo de Zeus su propia habilidad: Arges, el brillo; Brontes, el trueno y Estéropes, el relámpago.

Los relatos de los antiguos griegos nos cuentan que fueron, también, estos tres cíclopes los responsables de forjar el tridente de Poseidón, el arco y las flechas de Artemisa y otros atributos que poseían los dioses del Olimpo.

Algunos sostienen que fue Apolo quien mató a estos cíclopes, luego que un rayo de Zeus, fabricado por ellos matase al hijo del dios y como venganza por considerarlos responsables del arma que mato a su hijo.

La segunda generación. Polifemo

La segunda generación fue más conocida por el cíclope más representativo, que fue Polifemo y la obra de Homero que relata el viaje de Ulises. Según los relatos, esta segunda generación fue descubierta por Ulises en su retorno a Ítaca, luego de la guerra de Troya. Estos cíclopes eran una tribu de pastores gigantes y provistos de un solo ojo, que habitaban en una pequeña isla. Estos cíclopes carecían completamente de las habilidades de sus antecesores, eran muy rudimentarios y se dedicaban a cría de ganado y a recolectar los frutos de la tierra. Algunos sostienen que estos cíclopes eran producto de una gota de sangre de Urano, al ser derrocado y castrado por Crono, que cayó sobre Gea.

Polifemo era hijo de Poseidón y de una ninfa. Cuando Ulises y sus compañeros de travesía llegan a la isla que el cíclope, junto a otros habitaba, descendieron a buscar provisiones. Sin saber de la existencia del cíclope, lo hombres de Ulises encontraron la cueva donde éste habitaba y saquearon todos los alimentos y pieles que encontraron, pero antes de poder escapar fueron atrapados por Polifemo. Quien los puso al tanto de sus planes de ir comiéndolos uno por uno. Es aquí donde aparece el carácter antropofágico de los cíclopes.

Para evitar el fatal desenlace, Ulises urdió un plan para escapar. Lo primero que hizo fue convencer al cíclope Polifemo de probar un ánfora de vino que le habían obsequiado en Tracia. El cíclope quedó maravillado con el sabor del vino y Ulises que había divisado la existencia de viñedos en la isla, se ofreció a elaborar vino junto a sus compañeros.

Cuando el vino estuvo listo, Ulises le hizo beber hasta emborracharlo y cuando el cíclope se durmió, clavó en el ojo del cíclope. Luego de retorcerse del dolor, Polifemo se quedó dormido, en tanto Ulises y sus hombres se ataron al vientre de las ovejas que, cada mañana, el gigante llevaba a pastar. Utilizaron este recurso ya que la salida de la cueva estaba obstruida por una enorme roca que todas las noches el cíclope colocaba.

Así, Ulises logró escapar del cíclope Polifemo, quien lleno de ira le pidió a su padre, Poseidón que no permitiera que Ulises llegara a destino y fue esa una de las razones por la cual el rey de Ítaca y sus fieles hombres vagaron por los mares durante años.

El cíclope y la literatura

Eurípides fue el autor de una famosa sátira llamada “El cíclope”, que relata la vida, en forma sarcástica y humorística, de Polifemo. No se conoce, a ciencia cierta, la fecha en que la obra fue escrita.

Ya más acá en la historia, los hermanos Grimm, Perrault y otros famosos autores de cuentos para niños han utilizado al cíclope como uno de sus personajes.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad