Los elfos

De la enorme galería de personajes y seres fantásticos que tiene para ofrecernos la mitología nórdica, destacamos a los elfos. Estos seres que habitan, generalmente, en los bosques se caracterizan por su delicadeza y belleza. Según las propias tradiciones nórdicas, los elfos cumplen un servicio valioso a todos los habitantes del mundo fantástico. Estos personajes han sido inmortalizados en numerosas obras de la literatura universal y en la mayoría de esos relatos, son retratados con enormes virtudes que los hacen que los elfos sobresalgan sobre otros seres del mundo fantástico.

elfos

Conociendo más a los elfos

De aspecto similar a los humanos, aunque más pequeños, los elfos se caracterizan por ser extremadamente delicados, de piel muy clara y cabellos dorados o platinados y orejas puntiagudas. Para la mitología nórdica, los elfos eran seres inmortales cuya esencia se encontraba en su gran espiritualidad, esto llevó a suponer que no estaban condicionados por el mundo físico, es decir podían volar, atravesar paredes y, hasta pasar desapercibidos por los humanos.

Aunque son seres extremadamente pacíficos, los elfos son eximios dominadores del arte del arco y la flecha. Son diestros con la espada y sus movimientos son ligeros, sigilosos e imperceptibles. Son grandes conocedores de los secretos de los bosques en los que habitan y poseen el don de la infravisión lo que les permite ver en la oscuridad.

Las mujeres elfas comparten las mismas habilidades que los hombres, inclusive para la batalla. Su vida se desarrolla en comunidades poco extensas – no más de 100 o 200 integrantes – poseen pocas jerarquías y sus normas de convivencia son básicas. Los elfos son criaturas que disfrutan de la música, el baile, el canto y la poesía.

Por su estrecha relación con la naturaleza, los elfos se alimentan de los productos que el propio bosque les proporciona. No comen animales de ningún tipo, gustan del agua pura pero también beben vino, cerveza y aguamiel que ellos mismos elaboran.

Distintos tipos de elfos

La mitología nórdica ha descrito 4 tipos diferentes de elfos, cada uno de ellos con características particulares que los diferencian del resto:

Los elfos silvestres son una especie de antepasado de los elfos más evolucionados. Su piel es más oscura, al igual que su cabello que, con el tiempo se vuelve blanco o plateado. Poseen mayor fuerza física y ésta sobresale por encima de su inteligencia. A pesar de ello, los elfos silvestres son seres pacíficos que evitarán cualquier tipo de confrontación con sus enemigos o eventuales atacantes.

los elfos, tipos, información, características, mitología

Fuera de los bosques podemos encontrar a los elfos grises. Estos seres se caracterizan por ser muy ilustrados y apegados a los estudios. Habitan en ciudades y fortalezas, pero lejos del ojo humano. Son responsables de estudiar la naturaleza y escribir importantes tratados sobre ella.

De la unión de un elfo y un humano, nacen los semielfos. Estos son seres de características físicas similares a la de los elfos, inclusive poseen infravisión. Son menos diestros con el arco y con la espada y no son inmortales, pero pueden llegar a vivir más de 100 años.

Existen elfos que viven en las profundidades de mares y océanos y se los conocen como elfos acuáticos. Su piel presenta un tono azulado y los dedos de sus pies y de sus manos están unidos por una membrana que les permite desplazarse con mucha velocidad bajo el agua. Viven en completa armonía con todas las especies acuáticas.

Los elfos en la obra de Tolkien

R. R. Tolkien es el escritor moderno que más ha ahondado en los diversos personajes fantásticos de la mitología nórdica. En sus célebres obras El Hobbit y El Señor de los Anillos, Tolkien representa a los elfos de una manera extraordinaria y siempre aparecen aliados al mundo humanos, en la Tierra Media, en la lucha contra el mal.

Para Tolkien, estos habitantes del bosque son seres de gran belleza, que disfrutan de las artes y de las ciencias. Envejecen lentamente y su vida está ligada a la vida del mundo, ellos desaparecerán si desaparece el mundo.

Eximios guerreros y muy diestros en el uso del arco, Tolkien los representa, al igual que el resto de los autores, como seres inmortales que sólo pueden morir en batalla o de pena. Pero según el autor, si un elfo muerto es llevado de inmediato a Aman – la tierra donde se establecieron los elfos de luz – éste recuperará la vida. Si un elfo decide compartir, en pareja, su vida con un humano debe renunciar a su inmortalidad.

El Sindarin y el Quenya son los leguajes que hablaban los elfos, según Tolkien. Esta es una de las pocas referencias que existen sobre el lenguaje élfico, ya que en la mitología nórdica su lenguaje se pierde a través de los tiempos y es desconocido por los humanos, que logran comunicarse con ellos gracias a la capacidad de estos seres fantásticos de comunicarse en diversas lenguas.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad