Homero y Hesíodo

En estas páginas hemos abordado de manera recurrente, distintos relatos de la mitología griega. Tal vez una de las más ricas y más influyentes en las conformaciones culturales que las sucedieron, como, por ejemplo, la mitología romana que tiene una fuerte influencia de la griega. Pero, si la mitología griega ha llegado hasta nuestros días, poblada de relatos, esto se lo debemos a Homero y Hesíodo, a quienes podemos considerar los padres de la mitología griega. Ambos, poetas, escritores y filósofos, han transmitido a través de sus obras toda la belleza y la riqueza artística que nos legó la Antigua Grecia. Homero y Hesíodo son, sin ninguna duda, los responsables que hicieron que hoy, aquellos relatos hayan trascendido los siglos.

Homero y Hesíodo
Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla (licencia)

¿Por qué Homero y Hesíodo?

Ambos poetas han trascendido a través de sus obras maravillosas. Son, tal vez, las obras de Homero las más conocidas. “La Ilíada” es el relato que nos transporta a la Guerra de Troya, pero en él, Homero, hace jugar fuertemente el papel de los dioses. La otra ora cumbre de Homero es “La Odisea” que narra las peripecias que debió afrontar Odiseo – también conocido como Ulises – en su retorno a Ítaca, luego de la Guerra de Troya.

Por el lado de Hesíodo, se le adjudican numerosas obras literarias referidas a los relatos mitológicos de la Antigua Grecia, sin embargo, pocos se le pueden adjudicar como propios. Las obras más consagradas de Hesíodo, figuran “Teogonía”, que está dedicada a resaltar la genealogía de los dioses. Desde los primeros Titanes hasta el triunfo de los dioses olímpicos, con Zeus a la cabeza. La otra obra de la que se tiene la certeza que pertenece a Hesíodo, es “Los Trabajos y los días”, una obra poética destinada a resaltar valores, especialmente el del trabajo.

Si bien Homero y Hesíodo comparten el lenguaje y la misma métrica poética, existen diferencias en sus relatos. Pero estas diferencias sirven, fundamentalmente, para comprobar la fidelidad a las creencias de aquellas épocas.

Homero

En la dupla conformada por Homero y Hesíodo, resalta la figura del primero de ellos. Su propia existencia llega convertirse en un mito. Vivió, según se cree, en el siglo VIII a.C. Su lugar de nacimiento es una incógnita, aunque estudios recientes, lo ubican en la zona jónica de Asia Menor, esto a partir del estudio del lenguaje utilizado por Homero.

La etimología de su nombre hace referencia a los Homēridai, que eran “hijos de rehenes”, descendientes de prisioneros de guerra, a los que los jefes militares consideraban incapaces de ser enviados a la guerra por sus posibles deslealtades, por eso se les encargaba la tarea de recordar los hechos épicos del pasado. De aquí surge la especulación que, al hacer referencia a Homero, se hablaba de varios poetas.

Algunas teorías sostienen que “La Ilíada” y la “Odisea” habría sido el producto de autores diferentes. Lo cierto es que, para los antiguos griegos, la autoría de estas 2 obras no estaba en discusión. Por el contrario, se las consideraba relatos históricos de una veracidad absoluta.

Hesíodo

Se cree que Homero y Hesíodo habrían sido contemporáneo, por eso se ubica al segundo como nacido en la segunda mitad del siglo VIII a.C. y habría vivido hasta la primera del siglo VII a.C. Las referencias sobre su vida han sido extraídas de sus propios textos, ya que, en varios de ellos, habla en primera persona. Las referencias a su muerte provienen de Aristóteles.

A Hesíodo se lo considera el primer filósofo, ya que su obra intenta colocarse por encima de las concepciones religiosas antiguas y buscaba ubicar sus poemas en las concepciones fenomenológicas del ser.

Este poeta griego tuvo la virtud de ofrecer una completa genealogía de los dioses, titanes y héroes griegos, lo que se destaca en su obra “Teogonía”.

En uno de sus más reconocidas obras, “Los Trabajos y los días”, Hesíodo hace una fuerte referencia al trabajo como virtud, esto supondría un contraste con la concepción griega que el trabajo – manual – era considerado un acto degradante. Se cree que la obra fue escrita durante un proceso de gran sequía y pérdida de cosechas, por lo que, por medio de él, se quería estimular la exploración de nuevas tierras de cultivo.

El certamen de Homero y Hesíodo

Con este nombre se conoce a un relato que hace referencia a una competencia de poesía entre Homero y Hesíodo. El pueblo, por aclamación proclamó ganador a Homero, pero los jueces de la competencia decidieron otorgarle el premio a Hesíodo, ya que éste dedicó sus cantos a exaltar la paz mientras que Homero puso énfasis en la guerra.

Este relato ha permitido pensar que ambos poetas eran contemporáneos, sin embargo, otros lo consideran un poema de tipo legendario.

Pero, si hoy podemos disfrutar de los fascinantes relatos de la mitología griega, con todas sus implicancias culturales, en parte se lo debemos a Homero y Hesíodo.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad