La Pascualita

Son muchas las leyendas urbanas que se comentan por las calles de México, sin embargo hay una de ellas, La Pascualita, que ha logrado no solo convertirse en el tema favorito de quienes residen en el país, sino también de visitantes extranjeros.

La Pascualita, leyenda, historia completa

Y es que simplemente; resulta increíble pensar que en el estado Chihuahua, una de las tiendas más reconocidas en vestidos de novia; posea un maniquí con vida, el cual le sonríe a cada una de las personas que entran al lugar.

Nadie puede explicarse que La Pascualita (maniquí) ciertas veces; mueva sus manos, guiñe un ojo o simplemente llore y refleje felicidad en su rostro como cualquier ser humano, la modelo de cera que se mantiene firmemente en el escaparate principal del local; ha logrado no solo intrigar y perturbar a muchos sino también alumbrarles el camino.

Es por ello, que cada persona que escucha sus leyendas; se acerca hasta tan reconocida tienda “La Popular” y dura infinidades de minutos contemplándole; esperando notar algún gesto o movimiento de la misma.

La Pascualita, una llegada que sorprendió a todos

En marzo de 1930, la Pascualita llegó al local de La Popular; e inmediatamente fue puesta en exhibición, comenzó a causar revolución en los asistentes; puesto que resultaba inusual ver un maniquí que tuviese un cabello tan perfecto, pestañas e incluso manos tan reales.

Todos querían descubrir si realmente estaba hecha de cera, así que se acercaban a la misma para poder determinarlo; pero éstos, solo terminaban encantados con su belleza, tanto que comenzaron a surgir los rumores de que se trataba de un ser humano momificado o peor aún de un ente que encantaba a quienes le vieran.

Relatos en búsqueda de explicación

Existen muchos relatos acerca del por qué se muestra tan real el maniquí y en algunos casos pareciera tener vida; algunos dicen que no es más que la hija de doña Pascualita Esparza Perales, que tras morir por la picadura de un alacrán minutos antes de su boda; fue embalsamada por su madre y colocada en la tienda, para mantenerse cerca de ella.

Sin embargo, tal historia ha sido desplazada al morir la dueña; puesto que es a partir de allí, cuando comienzan a verse reacciones humanas en la modelo de cera. Según cuentan los más cercanos al lugar; el espíritu de Esparza se introdujo dentro del maniquí, para así poder estar al tanto de todo lo que sucediera en su negocio y no apartarse del mismo.

¿Verdad o mentira? aún no logra descifrarse; lo único cierto es que el maniquí con vida ha logrado impresionar y abrumar a muchas personas con el pasar de los años.

Las acciones de Pascualita

Quizás muchos crean; que se trata de un ente dañino, pero resulta todo lo contrario, a diferencia de las otras leyendas; Pascualita no es más que una novia dulce que muchas veces suele llorar desde su vidriera frente a los ayudantes de la tienda. Algunos cuentan que en momentos determinados; mientras le cambian el traje de boda se le pueden ver venas en sus piernas y otras partes del cuerpo; como las manos o el pecho.

Al parecer; en ella habita un alma noble, la misma que ayuda a incrementar las ventas del lugar de manera exorbitante; tras funcionar como amuleto de la suerte. Sin embargo, algunos no lo ven de tal forma;  pues han llegado a huir del sitio pensando que esta poseída por un espíritu demoniaco.

Pero no todo termina produciendo miedo, algunos solo le rinden tributo a la misma y le agradecen con ofrendas para el descanso del alma que la habita; como el caso de una mujer que al ser abaleada por un delincuente vio a la novia de cera caminar hasta ella y decirle que; “todo estaría bien, que se mantendría a salvo”

Desde aquel momento; luego de sobrevivir, la mujer se acerca ciertas veces a la tienda a colocar una vela en agradecimiento a Pascualita; asegurando que gracias a ella  aún sigue con vida.

La novia de las calles

Varios relatos; sobre verla danzar por las calles han surgido con el pasar de los tiempos, son muchos quienes aseguran que la hermosa modelo de cera, recorre los rincones de chihuahua con su vestido de novia; buscando siempre  inocentes que proteger o posiblemente intentando encontrar a un amor.

Quizás, no sean más que simples rumores; lo único cierto es que quienes la han logrado ver terminan prendidos de su belleza y rendidos ante sus pies, visitándole constantemente en la tienda de vestidos y rindiéndole tributos con serenatas y poemas para que la misma se sienta agradada.

Entre las historias que enmarcan su existencia; suelen leerse ciertas teorías sobre la misma, asegurando que “Quien la ve sonreír; jamás su rostro olvida, y quien la ve llorar su pena sentirá eternamente”

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad