Yggdrasil

Vamos a sumergirnos en el apasionante mundo de la mitología nórdica, que ha alimentado la literatura universal con grandes obras nacidas de esos espectaculares relatos fantásticos. Conoceremos a Yggdrasil, el árbol de la vida en esta mitología. Yggdrasil es un fresno perenne, también conocido como fresno del universo. Si observamos con detenimiento, veremos que en este árbol de la vida, se encuentra el núcleo, el origen de toda la mitología nórdica. Dioses, héroes, mundos, todo gira en torno a Yggdrasil.

Yggdrasil
Rune Brimer (licencia

Yggdrasil y el balance cósmico

Para la mitología nórdica, Yggdrasil mantiene el balance del universo. Sus ramas y sus raíces mantienen unidos a 9 mundos o reinos en que se divide todo el cosmos. Se dice que Odín, el dios más importante de esta mitología, pasó por todos esos mundos hasta alcanzar el conocimiento pleno, a través del “secreto de las runas”.

Helhheim, el reino de la muerte

En lo más profundo de Yggdrasil se encuentra Helheim, también llamado el reino de la muerte. Allí iban a parar todos aquellos que morían por enfermedades o por la vejez. Los que entraban al reino de la muerte no podían salir ya que este mundo estaba rodeado por el río Gjöll que era intransitable y su curso inagotable.

Helheim estaba gobernado por Hela, una monstruosa diosa que era hija de Loki, un dios oscuro y embaucador al que todos temían por su capacidad de engaño. Las puertas de este reino eran protegidas por un perro al que llamaban Garm.

En el reino de la muerte, existía una zona llamada Nastrand, donde terminaban aquellas almas de asesinos, mentirosos y personas de mal vivir.

Svartálfaheim, el mundo de los elfos oscuros

En Yggdrasil existía un mundo donde habitaban los elfos oscuros, seres temidos por los seres humanos por su magia poderosa. Con posterioridad, la mitología nórdica, también adjudicó este reino a los enanos nórdicos.

Niflhein, el reino oscuro

Cubierto por un manto permanente de niebla, este reino era considerado el más oscuro de todos. En él habitaba el dragón Niohöggr, uno de los principales enemigos de Yggdrasil. El frío y la oscuridad permanentes, eran la representación de este reino.

Yggdrasil y el reino de los gigantes

En Yggdrasil existía un reino donde habitaban los gigantes. Se lo conocía con el nombre de Jötunheim. Los gigantes eran seres poderosos y temibles que asolaban el mundo de los humanos y el mundo de los dioses.

Jótunheim estaba separado del resto de los mundos por el río Iving, y esto era lo que aseguraba que los gigantes no pudieran descargar toda su furia contra humanos y contra dioses.

Midgard, el mundo de los humanos

Este mundo, done habitan los seres humanos, está ubicado en el centro de Yggdrasil. Con esto, la mitología nórdica pone de manifiesto el importante lugar que ocupa la humanidad en el balance del universo.

Midgard, fue el resultado del triunfo de Odín y de sus hermanos sobre el gigante Ymir. Luego de haberlo matado, llevaron el cadáver junto a un gran abismo. Con su piel crearon la tierra, con su sudor y con su sangre los océanos, con sus huesos las montañas y, finalmente, del vello del gigante apareció la vegetación.

El mundo de los humanos era aún oscuro y para solucionar esto, Odín, decidieron robar las centellas de la espada de Surtr. Con las centellas más grandes crearon el sol y la luna, a los que pusieron en carros tirados por caballos para que giraran alrededor de Midgard.

Asgard, donde habitan los dioses

En los más alto de Yggdrasil se encuentra Asgard, el reino de los dioses. Desde allí gobierna Odín junto a su esposa Frigg.

Los dioses que habitan Asgard conocen todos los secretos de cada uno de los mundos existentes en Yggdrail y su trabajo es mantener a todos los reinos unidos, a pesar de las rivalidades existentes.

Existen en Yggdrasil otros 3 reinos. Vanahim, el reino de la tribu de los Vanir, dioses de la naturaleza y de la fertilidad; Alfheim, el reino de los elfos de la luz y Muspelheim, conocido como el reino del fuego, es el reino cálido, en oposición al reino oscuro.

Yggdrasil, con sus 9 reinos, muestra la enorme complejidad con la que los pueblos nórdicos abordaban su propia historia. Esto servía para explicar la necesidad de mantener el equilibrio entre todos los mundos y sus efectos.

De cada uno de los reinos y personajes que cobijaba Yggdrasil han surgido numerosas obras literarias que han alimentado el arte en sus diversas facetas.

Otros personajes destacados eran los enemigos de Yggdrasil, representados por el dragón Niohöggr, que era controlado por el dios Heimdall que yacía a los pies del fresno perenne. 4 ciervos se encargan de comer los brotes jóvenes que nacen de Yggdrail, evitando de esta manera que surjan nuevos mundos.

Yggdrasil, actúa como un alegoría destinada a representar la necesidad de un necesario equilibrio entre las fuerzas opuestas para evitar que el caos reine en el universo.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad