La leyenda del hilo rojo del destino

Esta antigua leyenda oriental, es una bella exaltación del amor y del destino. Las antiguas civilizaciones orientales – se desconoce si esta leyenda del hilo rojo del destino tiene origen en China o en Japón y varía según donde se cuente – creen en la existencia de un hilo rojo, que, atado en el dedo meñique, une a las personas, uno a cada extremo de ese hilo, con quien estamos destinados a compartir nuestra vida, no importa dónde se encuentren y que los separe, el hilo rojo nos predestina a estar juntos.

leyenda del hilo rojo del destino

¿Qué dice la leyenda del hilo rojo del destino?

El hilo rojo atado al dedo meñique, no es sólo un capricho de una leyenda. Ya que desde ese dedo parte la arteria ulnar que conecta la mano con el corazón. La mano transmite los amorosos latidos de nuestro corazón a la persona amada.

Los chinos aseguran que cada noche, el Abuelo de la Luna, baja a la tierra para conocer a cada niño recién nacido a los que les ata un hilo rojo que es el que decidirá su destino. La existencia de ese hilo rojo que marca nuestro destino se extendió por todo oriente y así nació esta leyenda.

La leyenda cuenta que hace muchos años, en Japón, existió un joven emperador, casi un niño, que ansioso de crecer, deseaba conocer con quién habría de desposarse. Esto desvelaba al mandatario y a su corte, que no encontraban respuesta para ofrecerle ante tanta excitación por conocer a la futura emperatriz.

Un día, llegó a los oídos de este ansioso joven, la noticia acerca de la existencia, en un reino vecino, de una bruja que podía ver el hilo rojo del destino. Fue, entonces, que él la mando a traer a su presencia y le pidió que buscara el otro extremo del hilo rojo que partía de su dedo meñique. La bruja accedió y comenzó la búsqueda, en compañía del emperador. Atravesaron pueblos y ciudades, hasta que al llegar a una lejana ciudad y en un mercado, la bruja se paró frente a una campesina que acunaba a una bebé en sus brazos, y le dijo al emperador “aquí tienes al otro extremo del hilo rojo”.

El emperador se llenó de ira, pensando que la bruja estaba burlándose de él. Empujó con fuerza a la campesina, que, al caer, soltó a su bebé que sufrió un fuerte golpe en la cabeza que le provocó una profunda herida en su frente. El emperador mando a apresar y decapitar a la bruja por la ofensa.

Varios años después, llegó el momento que el emperador debía desposarse y para ello siguió el consejo de su corte, quienes le habían hablado de una joven muy hermosa, hija de un general de su ejército. Cuando todo estuvo arreglado para la boda, el emperador mandó a llamar a su futura esposa y al llegar ésta ante la presencia del emperador y quitarse el velo que cubría su rostro, el monarca descubrió con sorpresa que joven, con la cual iba a casarse, era poseedora de una belleza sin igual, sólo opacada…por una profunda cicatriz en su frente.

Una leyenda que perdura hasta hoy

Es verdad que estamos destinados a una persona en especial? La leyenda del hilo rojo des destino es una exaltación del amor y del destino. No importa qué hagamos con nuestra vida, a cuantas personas conozcamos, en el otro extremo del hijo rojo encontraremos a ese ser que está destinado a compartir la vida, la felicidad, las tristezas y los pesares.

Las culturas orientales consideran que todos los actos de nuestra vida están predestinados y no importa si intentamos romper o deshilachar ese hilo, él se mantendrá firme marcando nuestro destino y nuestro camino que nos llevará, inexorablemente, al otro extremo, permitiendo que el destino cumpla su cometido en nuestras vidas. Incluso, en Japón, los padres de niños adoptados creen que el destino de esos niños, a través del hilo rojo, ya había sido escrito y por eso adoptar a ese niño es un mandato del destino, proveniente del hilo rojo. Aquí nuevamente está presente el amor y el destino.

Respetuosos de sus tradiciones, numerosas películas japonesas hacen referencia a la leyenda del hilo rojo del destino. Lo mismo ocurre y de manera más marcada con los dibujos manga y animé, por recordar algunos de los más conocidos mundialmente, Hinata teje una bufanda con un hilo rojo que le entrega a Naruto como simbología de la leyenda del hilo rojo.

Aún hoy, podemos ver en Japón y en China, a las personas llevando un hilo rojo anudado a su dedo meñique como reverencia al destino, que ya ha sido trazado de antemano por ese Abuelo de la Luna, que una noche descendió para conocernos, atando el hilo rojo y forjando, en forma definitiva nuestro destino para siempre.

Seguramente te has emocionado con la leyenda del hilo rojo del destino. Saber que al otro extremo está ese ser especial y que algún día, ambos, desandaremos la extensión del hilo rojo, es un acto de esperanza en el amor y en ese destino ya escrito.

Quizás te interese

Comparte este artículo

No comment Add yours.


Add your comment

Your email address will not be published.

Acepto Política de Privacidad